RATÓN » Vivíparo placentario que se reproduce con rapidez

El ratón es uno de los mamíferos que se reproduce más rápido en comparación a otras especies, sin embargo, forma parte de los vivíparos placentarios, es decir, las hembras tienen una placenta donde gestan a las crías hasta parirlas vivas. Así pues, alcanza la madurez sexual a partir de los dos meses y copula durante todo el año, naciendo en cada parto entre seis y doce ratones.

Características del ratón

Científicamente el ratón es conocido como “Mus musculus”, el cual tiene un sentido del olfato muy desarrollado, que le es útil para la detección de feromonas gracias al órgano vomeronasal que posee.

Su tamaño está entre los tres y los ocho centímetros, no sobrepasa los 20. La cola es larga y el pelaje del ratón común es poco frondoso de color gris o blanco, pero hay otros con diferentes tonalidades.

Por otra parte, la visión de este animal vivíparo es deficiente, por lo que identifica las zonas que recorre a través de “vibrisas” una especie de bigotes que, según los expertos, son sensibles al tacto.

Gracias a sus agudos oídos, puede percibir de forma más nítida los sonidos, captando una frecuencia de 100 kHz. Durante la adultez llega a pesar 40 gramos.

Reproducción del pequeño vivíparo

La etapa reproductiva se repite varias veces al año, siendo una especie poliéstrica. Durante esta fase el macho corteja a su compañera para ganar su aceptación, mordisqueándole la cabeza y el área del cuerpo.

El ciclo estral dura de cuatro a seis días, y en este tiempo la hembra suele ser muy receptiva. Sin embargo, para que el proceso salga con éxito, ella no debe estar sujeta a situaciones de estrés.

La copulación es rápida, los especialistas afirman que no excede los 20 segundos. Después de ser fecundada, forma en su vientre embriones que alimenta a través de una placenta discoidal, parecida a la de los humanos.

Además, mediante la placenta reciben oxígeno mientras permanecen en el saco amniótico, hasta acercarse la fecha de su nacimiento.

Periodo de gestación

El período de gestación comprende de 18 a 24 días dependiendo del tipo de ratón. Por su parte, la hembra puede convivir en ese tiempo con la pareja, sin embargo, una vez que se acerca el alumbramiento se separan.

Cuando faltan pocos días para el nacimiento de las crías, la madre se vuelve más nerviosa y, consecuentemente, empieza a moverse de un lado a otro.

También empieza a sufrir contracciones y estos dolores la vuelven más tensa. Sus mamas aumentan, por lo que ella va preparando el nido de sus pequeños.

Nacimiento de las crías

La hembra al estar lista para dar a luz, toma una posición decúbito abdominal, en la que sus patas posteriores se encuentran estiradas hasta el nacimiento del primer ratón.

Durante algunos intervalos de hora, los otros pequeños saldrán de la bolsa de la madre y como instinto maternal lamerá el cuerpo de sus criaturas, ayudando a estimular la respiración de los recién nacidos que vienen desprovistos de visión y audición.

Después de dar a luz, la madre pasa al estro posparto, entrando nuevamente en celo y abriendo la posibilidad de quedar embarazada una vez más.

Como todo vivíparo placentario, la madre amamanta a los ratoncitos hasta que obtengan los nutrientes necesarios, por un período de cuatro semanas cuando son destetados.

Hábitat y alimentación

El ratón se halla en ciudades y zonas rurales, de hecho es una especie que ronda cerca de las personas en busca de comida durante la noche.

Este animal es omnívoro, se alimenta de todo lo que encuentre a su paso, cuando decimos así nos referimos también a alimentos sólidos o desperdicios.

No obstante, aquellos que habitan en el campo consumen gran cantidad de cereales, lo que ha sido un problema grave para los granjeros, ya que acaban con casi toda la cosecha.

Aunque hay ratones que han sido adoptados por familias, mientras otros como el “blanco” son usados para experimentos.

Depredadores del ratón

El gato es el principal enemigo del ratón, pues desde siempre ha existido una disputa entre estas dos especies, aunque el primero es quien inicia la cacería.

Investigaciones han comprobado que el olor de la saliva del gato, genera temor en el ratón, pues según los científicos, este hecho se debe a una proteína denominada “urinaria mayor” que produce esta reacción química neuronal.

Otros depredadores como las aves rapaces están tras este animal, entre ellas podemos mencionar a las águilas, los búhos y los halcones.

En la lista de animales que comen ratón, se contabilizan también las serpientes y la rana toro africana.

A algunas personas les resulta desagradable la presencia del ratón en sus hogares, debido a que tienen la fama de morar sobre los alimentos, además de su aspecto físico no muy agraciado, por lo que acuden a eliminarlos con venenos o trampas.