MURCIÉLAGO » Características y reproducción del mamífero volador

Advertisement

El murciélago es un animal vivíparo placentario, o en otras palabras, tiene la capacidad de dar a luz crías completamente formadas luego de gestarlas por un tiempo a través de una placenta que les suministra nutrientes y alimentación, además puede aparearse durante distintas épocas del año y es el único mamífero volador que existe, cualidad que lo convierte en una de las más sorprendentes e inusuales criaturas de la naturaleza.

Advertisement

Características del murciélago

El murciélago ocupa el lugar de los quirópteros entre los vivíparos placentarios, es decir, mamíferos cuyas patas delanteras han evolucionado para transformarse en alas.

Esto último es debido a que sus dedos (a excepción del pulgar) se han alargado como tensores que le permiten extender una membrana llamada patagio.

Dicho órgano de piel se sitúa desde las patas anteriores hasta su cola, pasando por su cuerpo y dejando espacio solo a pequeñas extremidades posteriores.

Los murciélagos son animales cuyo tamaño varía según la especie, midiendo algunos alrededor de 30 milímetros de largo, y otros hasta un metro y medio.

Por otra parte, algunos de estos mamíferos cuentan con un sistema denominado ecolocación, el cual les permite tanto emitir, como recibir ultrasonidos para poder orientarse durante la noche, ya que también son especímenes nocturnos.

Generalmente tienen pelaje corto que los protege de las bajas temperaturas, sin embargo, fuera de sus rasgos comunes, estos animales vivíparos se separan en dos subgrupos, los microquirópteros y megaquirópteros, de los cuales, solo aquellos pertenecientes al primer conjunto son los que utilizan la ecolocación.

Reproducción de los murciélagos

Los murciélagos son vivíparos placentarios con hábitos de reproducción que también dependen de cada una de las especies y de su ubicación geográfica.

Por ejemplo, un quiróptero que habite ambientes de clima tropical con abundante comida, podrá aparearse sin someterse a cronogramas guíados por las estaciones del año.

Mientras, otros ejemplares de ecosistemas más fríos y templados, copulan en otoño e invierno en la etapa previa a la hibernación.

Comúnmente, la reproducción del murciélago va acompañada por un cortejo en el que las hembras son las que toman la iniciativa, provocando a los machos.

Luego, estos últimos emiten sonidos respondiendo al llamado de atención del sexo opuesto, aparte de lucir sus alas o erizar los pelos de su cabeza.

Del mismo modo, hasta un par de machos pueden aliarse protegiendo un harén, apareándose incluso con 30 hembras. Posteriormente dejan paso a los demás compañeros.

La madurez sexual de un murciélago se da alrededor del año de vida del mismo, y su comportamiento reproductivo puede ser polígamo o monógamo. Algunos copulan con hembras hibernando.

Fecundación y gestación del mamífero volador

Inclusive dentro del amplio listado de animales vivíparos, el mamífero volador es uno de los que posee mecanismos para demorar la fecundación después de aparearse.

Esto ocurre en las especies de murciélagos que hibernan, de las cuales, las hembras tienen la capacidad de retener los espermatozoides entre el oviducto y el útero, logrando almacenarlos en esa área de su cuerpo hasta después de hibernar, despertar y haber transcurrido un estimado de tres días de actividad.

Igualmente, su anatomía sexual ayuda a frenar el embarazo aunque el óvulo esté fertilizado, evitando que el mismo se implante en el útero y todo esto sucede al finalizar la hibernación.

En cuanto al período de gestación, varía desde los 40 días y los 3 o 6 meses generalmente, pero algunos alcanzan hasta los 7 o 10 meses, considerando que hay más de mil especies de quirópteros distribuidas por todo el mundo.

Como ya hemos mencionado, los murciélagos son vivíparos placentarios, razón que permite una formación bastante completa de las crías, naciendo solo una o dos de ellas por parto, que pueden repetirse hasta un par de veces al año.

Alimentación y hábitat

El murciélago se alimenta durante la primera etapa de su vida con leche materna. Al transcurrir dos o seis meses de nacer, consumen distintas dietas.

En este sentido, su alimentación puede constituirse por insectos, en especies como el murciélago de Indiana, o por néctar y flores, en otros quirópteros.

El resto de mamíferos voladores pertenece al orden de los carnívoros, fructívoros y hematófagos, siendo estos últimos los únicos de su clase que ingieren sangre.

Debido a sus costumbres alimenticias, muchos de estos animales son los responsables de la propagación de semillas y control de plagas en su hábitat.

Siendo así, se pueden localizar en casi cualquier lugar cuyas condiciones climáticas les sean favorables, al igual que los recursos alimenticios.

Esto quiere decir que ocupan zonas templadas y tropicales, específicamente en cuevas, grietas, troncos y huecos húmedos e incluso árboles.

Depredadores de los quirópteros

Por ser animales tan ampliamente distribuidos y capacez de ocupar distintos espacios como los que mencionamos en el apartado anterior, los quirópteros se enfrentan a una buena cantidad de depredadores, entre ellos: serpientes, búos, halcones, mapaches, lechuzas, gatos, zarigüeyas y también parientes como el murciélago espectral y los falsos murciélagos vampiros orejones, vampiros menores y vampiros mayores.