ARMADILLO » Un pequeño mamífero placentario con armadura

Advertisement

El armadillo es un mamífero que posee placas óseas en su cuerpo, como una especie de armadura que lo recubre. Este animal tiene una relación parental con los osos hormigueros y perezosos. Se caracteriza por dar a luz a crías vivas, las cuales se desarrollan en el vientre de la hembra y se alimentan de una placenta alantoica, entrando de esta manera en la clasificación de vivíparos placentarios.

Advertisement

Características del armadillo

Es una criatura pequeña, pero el tamaño varía según el tipo de armadillo. Suelen medir desde unos 15 centímetros hasta metro y medio de longitud.

Este animal vivíparo tiene ojos pequeños, además de contar con un hocico puntiagudo, mientras que, por otra parte, posee una lengua larga y pegajosa.

Actualmente se registran un total de 20 especies de armadillos, por lo que su color puede ser amarillo, negro, gris o rojo, dependiendo de cuál de ellas sea.

Su peso alcanza los dos kilogramos y tiende a movilizarse rápidamente a pesar de disponer de 4 patas sumamente cortas.

Cabe destacar que el armadillo de tres bandas es el único en su especie que puede encerrarse en el armazón, convirtiéndose en una bola que despista a los depredadores.

Reproducción y período de gestación

Este vivíparo placentario alcanza la madurez sexual a partir del primer año de edad, comenzando a reproducirse tras finalizar el otoño.

Como otros animales, este ejemplar es polígamo, es decir, que no está con una sola hembra, sino con varias. Después de ocurrir el acto sexual la hembra tiene un período de gestación que va desde los cuatro a los cinco meses.

Los expertos explican que los embriones provienen de la división de un mismo cigoto, dando como resultado una camada genéticamente igual, incluso hasta llegan a ser del mismo sexo.

Durante ese tiempo permanecen en el útero de la madre, recibiendo los nutrientes necesarios para su buen desarrollo, y el oxígeno es transportado desde la placenta.

Nacimiento

Cuando nacen, las crías se caracterizan por tener una piel suave y correosa a la vez. Sin embargo, esto cambia con el trascurso del tiempo, debido a que se va endureciendo progresivamente.

Horas después del alumbramiento, los pequeños se desplazan cerca de su madre, alimentándose de la leche materna y cuando son lo suficientemente independientes son destetados.

Hábitat y alimentación

El armadillo es una especie originaria de América Latina, habita en bosques pluviales que se caracterizan por tener climas tropicales y templados, según la zona donde estén ubicados.

De acuerdo a su estructura morfológica, posee poca grasa corporal, por lo que no es habitual encontrarlo en zonas frías, puesto que representaría un riesgo para su subsistencia.

En este sentido, se movilizan también en praderas donde abundan las hierbas y el ambiente es cálido, al igual que en los semidesiertos.

Se dedica a construir madrigueras para reposar y protegerse de algunos depredadores. Allí duerme 16 horas durante el día con el fin de recuperar su energía.

Es un animal omnívoro, se alimenta de insectos como los escarabajos y hormigas. En su dieta también incluye plantas, frutas, carroña y pequeñas criaturas vertebradas.

Pasos para cazar a sus presas

El armadillo activa su olfato para rastrear a las presas, luego cava con las garras frontales sobre la tierra y finalmente, con su lengua (pegajosa) se lleva a la boca las termitas, al igual que otros insectos.

Realiza la caza durante la noche, ya que al llegar verano, por ejemplo, las temperaturas aumentan, por lo que el animal prefiere evitar la luz solar.

Depredadores del armadillo

Los depredadores del armadillo son las aves y perros, no obstante, cuando estos individuos se acercan, él, por instinto se acuesta sacando sus pies para solo mostrar su armadura (placas óseas).

Otra virtud de este ejemplar para escapar de los enemigos, es que excava rápidamente, lo que en ciertas ocasiones le funciona.

El ser humano tras el armadillo

En la lista no puede faltar el ser humano, que se ha dedicado a cazar a este vivíparo placentario para su consumo, debido a que algunas personas aseguran que la carne sabe similar a la del cerdo.

Este animal ha sido perseguido por su caparazón para la elaboración de instrumentos musicales, como el “charango”, no obstante, con las medidas de conservación ha disminuido el uso del animal para este fin, reemplazándolo por madera y papel.

Asimismo, las personas arremeten contra el armadillo debido a que aseguran que los cultivos han sufrido daños tras la construcción de sus madrigueras en esos espacios.

Afortunadamente este curioso animal no se encuentra en peligro de extinción, según afirma la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).