VIVÍPAROS PLACENTARIOS » Tipos, alimentación y reproducción

Advertisement

Entre las especies de mamíferos, los animales vivíparos placentarios destacan porque las hembras poseen una placenta que permite a sus descendientes formarse completamente en el útero antes de nacer, característica que los distingue de otros miembros de la clase mammalia como los marsupiales, además de englobar una vasta diversidad de criaturas de la fauna acuática y terrestre.

Advertisement

Características y reproducción

Los mamíferos placentarios son animales vivíparos, pues sus crías nacen vivas sin la necesidad de pasar otros complejos procesos de formación, como en los ovíparos, que primero ponen huevos y tiempo después salen los pequeños.

Se trata de criaturas vertebradas -tienen huesos- que también son de sangre caliente (endotérmicos), y con características reproductivas similares a la de los humanos.

Debido a que el aparato reproductor de las madres cuenta con una placenta, los fetos reciben todos los nutrientes necesarios para desarrollarse totalmente.

Esta cualidad es la razón que permite a los vivíparos placentarios tener vidas duraderas, pero de igual manera, los períodos de gestación suelen ser largos.

Las hembras poseen glándulas mamarias para criar a sus hijos durante la primera etapa de sus vidas, y además, la reproducción ocurre con copulación.

Esto último significa que tanto las hembras como los machos, cuentan con órganos sexuales que utilizan para poderse aparear.

Alimentación de los vivíparos placentarios

Luego de superar la etapa de amamantamiento, estos animales vivíparos se pueden identificar inmediatamente según un nuevo orden de alimentación.

En base a sus hábitos alimenticios, los placentarios se clasifican en animales herbívoros, que ingieren solo materia vegetal; carnívoros, donde entran los depredadores; insectívoros, los cuales consumen distintas especies de artrópodos; u omnívoros, que comen desde frutas, hojas y vegetales, hasta otras criaturas vivas.

Hábitat

La lista de animales vivíparos placentarios es bastante larga, por ello, es fácil entender que puedan estar distribuidos en cualquier hábitat del planeta tierra.

Así pues, podemos hallar ejemplares pertenecientes a esta subclase de mamíferos incluso en el océano, donde resaltan los delfines y las ballenas.

Por otra parte, la tierra firme es el área donde está la mayor parte de estos tipos de criaturas, ya sea en espacios como bosques, selvas y sabanas, o acompañándonos en casa. Pero también se encuentran ciertas especies que habitan en dos biomas diferentes, tal es el caso de las morsas, por ejemplo, que son capaces de subsistir en el agua y en la tierra.

Tipos de animales vivíparos placentarios

Siendo la subclase más numerosa de mamíferos, los placentarios superan las cinco mil especies conocidas a la fecha, categorizadas en base a distintos factores.

Entre estos aspectos según los cuales se segmentan alrededor de 16 tipos de animales vivíparos placentarios, se encuentran los siguientes:

Placentarios terrestres

En esta categoría podemos encontrar a muchos animales conocidos, como los carnívoros fisípedos, que son aquellos con cuerpos adaptados especialmente para correr velozmente y cazar con facilidad. Acá entran los félidos, mustélidos, úrsidos, vivérridos, cánidos, prociónidos y hiénidos.

También están los insectívoros y los endentados, de los cuales, se hallan ejemplares de cerebros pequeños pero con sentidos bien desarrollados, como las musarañas, en el primer caso, y animales con pequeñas muelas pero sin dientes frontales, como las perezas, en el segundo.

Asimismo, existen tipos de vivíparos placentarios que no tienen dientes, y se trata de los tubulidentados, donde los mejores ejemplos serían los cerdos hormigueros.

Al estilo de los especímenes anteriores que comen hormigas y termitas, se ubican los folidotos, donde resaltan especies como los pangolines.

De igual manera hay algunas clases de herbívoros, que vienen siendo los dermópteros, hiracoideos y proboscídeos, identificándose en cada una las ardillas voladoras, el damán y los elefantes, respectivamente.

Por su parte, los artiodáctilos –jirafas- y los perisodáctilos –caballos- se distinguen por poseer pezuñas, solo que los últimos las tienen más arqueadas, pronunciadas y sin división.

De los más pequeños tenemos a los grupos de los roedores (hámsters, ratones, entre otras especies), y los lagomorfos (conejos y ardillas).

Finalmente se ubican los quirópteros, que encierra a los únicos mamíferos voladores (murciélagos) y los primates, categoría en la que también está el hombre.

Vivíparos placentarios acuáticos

En cuanto a estos tipos de vivíparos placentarios, solamente se agrupan dos clases, los sirenios y los cetáceos, que son mamíferos pero ocupan el océano.

En este sentido, el manatí es un animal que pertenece a los sirenios, mientras los delfines son especies de clase mammalia correspondiente a los cetáceos.

Placentarios acuático – terrestres

Aquí se encuentran ejemplares de tipo carnívoros pinnípedos, que pasan gran parte de su vida en el agua pero frecuentan tierra firme, como las focas.

Ejemplos de vivíparos placentarios

Asno: Pertenece al grupo de los perisodáctilos y su gestación dura alrededor de un año.

Elefante: Existen dos tipos de elefantes, el africano y el asiático. Son animales mamíferos, uno de los vivíparos más reconocidos. Su característica especial es su enorme tamaño, peso y un gran don, la inteligencia.

Ratón: Se clasifica entre los roedores y se reproduce por camadas.

Murciélago: Un animal vivíparo placentario que corresponde a los quirópteros. Es el único mamífero volador.

Tiburón martillo: Se reproducen una vez al año y poseen una pseudoplacenta en la que gestan a sus camadas.

Dromedario: Forma parte del grupo de los artiodáctilos y el período de gestación ronda los 15 meses.

Tiburón toro: Las hembras tienen dos úteros y los machos desarrollan altos niveles de testosterona durante la época de apareamiento.

Armadillo: Un mamífero del orden de los desdentados que tiene un período de gestación cercano a los 120 días.

Armiño: Tiene un período de gestación de unos 28 días, sin embargo, el óvulo fecundado se demora en implantarse alrededor de 280 días.

Morsa: Uno de los mamíferos con largos períodos de apareamiento, abarcando desde enero hasta el mes de abril.