DIABLO DE TASMANIA » Reproducción del conocido demonio marsupial

En el territorio insular de Australia se encuentra el diablo de Tasmania, un animal vivíparo que después de nacer, se desplaza lentamente hasta el marsupio de su madre para alimentarse y culminar su desarrollo. Te invitamos a que conozcas todo acerca de su proceso de reproducción, alimentación y forma de vida.

Características del diablo o demonio de Tasmania

El diablo o demonio de Tasmania, tiene un pelaje de color negro (áspero), con manchones blancos situados en la parte posterior del cuerpo y en la zona del costado.

Este interesante vivíparo marsupial, familia de los Dasyuridae, mide 30 centímetros de altura, tamaño que los expertos comparan al de un perro pequeño.

Tiene rasgos robustos, como una cabeza ancha y cola gruesa. Además, su mandíbula cuenta con una fuerza que supera los 553 newton, muy útil a la hora de cazar a su presa y rasgar fácilmente la carne que va a consumir.

Asimismo, el peso del diablo varía de acuerdo al sexo, ya que el macho logra alcanzar los 8 kilogramos, mientras la hembra llega a 6 kilos.

Entérate de otros detalles sobre este animal

El diablo de Tasmania fue bautizado con este nombre por los colonizadores europeos, tras escuchar sus extraños gruñidos que asociaron con sonidos demoníacos.

Por otra parte, tiene garras no retráctiles y sus patas frontales son largas, las cuales están conformadas por cinco dedos a diferencia de las traseras, que poseen cuatro.

Reproducción del diablo de Tasmania

Durante el mes de marzo comienza la etapa reproductiva del diablo de Tasmania, época en que los machos luchan unos con otros para montar a la hembra, un acto típico de los animales vivíparos.

Al cumplir los dos años alcanzan la madurez sexual, y tanto hembras como machos tienen la oportunidad de copular con varios miembros de sexo opuesto, debido a tratarse de una especie polígama.

Tras el encuentro sexual, ambos se separan y siguen su vida de manera solitaria. Sin embargo, la hembra puede repetir el ciclo de celo hasta julio, en caso de perder a sus crías o no concebir.

Tiempo de gestación y nacimiento

Las hembras del diablo de Tasmania suelen tener un período de gestación de 21 días, transcurrido ese tiempo, nacen entre dos y tres crías, aunque se han registrado un poco más de esa cantidad.

Al salir del vientre de la madre -como todo vivíparo marsupial-, las crías no están desarrolladas totalmente y vienen sin oídos (externos), sin embargo, los dedos y garras de las patas delanteras se encuentran completamente formados.

El cuerpo de los recién nacidos es de color rosa y sus ojos son muy pequeños. Es por ello que para terminar por completo la formación de algunas partes de su cuerpo, se refugian en la bolsa de marsupio de la hembra.

Los pequeños tendrán una estadía en el marsupio de cuatro meses, en ese tiempo la madre los amamantará a través de sus cuatros pezones.

Una vez que superan esta etapa de sus vidas, se empiezan a desenvolver por su cuenta, razón por la cual buscan sitios con mucha vegetación que les brinden comodidad, con buenas proporciones de agua pero, a su vez, con espacios abiertos y zonas secas entre el área forestal.

Hábitat y comportamiento

En el área noroccidental de la isla de Tasmania, situada en Australia, habita esta curiosa especie conocida como el “diablo”, la cual reside en las zonas boscosas y agrícolas de esa área.

Sin embargo, en el pasado el demonio logró cubrir todo el territorio continental de Australia. Por otra parte, son mamíferos bastante solitarios e independientes que, tal como hemos mencionado, solo se agrupan durante las fechas pautadas para los actos de reproducción.

El demonio de Tasmania es un animal territorial, proteja su espacio expulsando olores fuertes ante la presencia de humanos, además de producir una especie de “chillido” potente para evitar que algún intruso se le acerque.

Alimentación del demonio de Tasmania

Serpientes, conejos, peces, ovejas, aves, ranas e inclusive canguros (pequeños), son parte de la proteína que consume el diablo de Tasmania, una especie carnívora.

El demonio come carroña (animales muertos), para ello inicia por la parte más suave, comiendo el sistema digestivo de la presa, hasta triturar los huesos.

Es un animal que come mucho y de forma rápida, además, destaca por su rapidez a la hora de cazar, corriendo a una velocidad que ronda los 25 kilómetros por hora.

De igual forma, el depredador come wombats, insectos y larvas, por lo que incluye variedad de proteínas en su menú.

Depredadores del diablo de Tasmania

Pese a ser rápido y agresivo, el diablo de Tasmania también está en la cadena de alimenticia de otros animales, que pueden acabar con su vida.

Entre los principales enemigos de este marsupial se encuentra el zorro y el águila que abundan en su misma hábitat, sin embargo, los demonios de esta isla también son propensos a sufrir de tumores cancerígenos, un factor adicional que ha logrado colocar a su especie en riesgo.