VIVÍPAROS MARSUPIALES » Características, reproducción y vida

Advertisement

Los marsupiales forman parte del grupo de animales vivíparos, específicamente entre las especies de mamíferos que tienen una forma curiosa de desarrollo, la cual podrás descubrir leyendo este artículo.

Advertisement

Características de los vivíparos marsupiales

Los marsupiales se caracterizan porque al dar a luz a su cría, será trasladada en una bolsa especializada situada en el abdomen de la madre denominada marsupio.

El marsupio es descrito como una bolsa de piel en donde se sitúan las glándulas mamarias de la hembra y que funciona como una incubadora. Lo curioso en estos animales es que en algunas especies este marsupio solo se forma en épocas de gestación.

Al presentar este tipo de desarrollo, los animales tienen un período de gestación mucho más corto que otros animales, durando alrededor de 4 a 5 semanas para terminar su desarrollo dentro del marsupio.

En estos animales, la hembra cuenta con un útero doble y tres vaginas. En las laterales se produce el proceso de fecundación y en la del medio nace la cría.

Alimentación de los vivíparos marsupiales

Entre los factores que identifican a los animales vivíparos marsupiales, se encuentran sus hábitos de alimentación, y es que al nacer antes de desarrollarse por completo, necesitan nutrirse de la leche materna para poder culminar su proceso de formación.

Una vez que termina la fase de amamantar, se dividen en tres grupos: herbívoros, carnívoros y omnívoros. En el primero se encuentran aquellos cuya dieta incluye hierbas, hojas, pasto, arbustos y demás materia vegetal. Allí entran animales como el canguro, el koala y el ualabí.

Con relación a los carnívoros, están especies singulares como los diablos de Tasmania, buenos cazadores, nocturnos y en ocasiones carroñeros. Comen toda clase de criaturas ya sean serpientes, aves o ranas, incluyendo algunas más grandes que ellos.

Por último, los omnívoros, con excelente capacidad de adaptarse a distintos terrenos, pues se alimentan de insectos, frutas, tubérculos, savia, larvas, entre otras cosas, es decir, tienen una dieta bastante completa que les permite vivir en casi cualquier lugar. En esta clasificación encontraremos, por ejemplo, a la zarigüeya.

Forma de vida y reproducción

Son muchos los vivíparos marsupiales y en consecuencia, variadas sus formas de vida, en las cuales influyen aspectos como el hábitat o la especie, por ejemplo, los canguros australianos son animales muy sociables que suelen estar en manadas, pero otros como el demonio de Tasmania, es solitario y solo se acercan entre sí en épocas de apareamiento.

No obstante, un factor común que tienen todas las especies es el estrecho vínculo maternal con sus crías, un lazo afectivo que se evidencia hasta en marsupiales solitarios como los numbats, que se mantienen con sus hijos inclusive unos meses después de que éstos pasan la etapa de amamantamiento, para finalmente retomar su propio camino.

Con relación a la etapa de reproducción, se da a través de un acto sexual y todas las hembras paren crías vivas.

Además, tal como hemos mencionado, dichos animales vivíparos tienen cortos procesos de gestación que no sobrepasan de un mes y una semana.

Las especies más grandes dan a luz generalmente una sola cría, mientras las más pequeñas como las zarigüeyas tienen camadas.

Al nacer, los marsupiales comúnmente llegan sin pelos y a veces ciegos o sordos, de allí la importancia del segundo período de desarrollo.

Ejemplos de marsupiales entre los animales vivíparos

El grupo de los animales marsupiales es muy amplio. Son animales de todo tipo y se encuentran en diferentes hábitats. Entre los más conocidos marsupiales entre los animales vivíparos encontramos:

1.- El koala

Los koalas son animales de tamaño reducido que habitan al este de Australia donde abunda el eucalipto, que es su árbol favorito por lo que permanece prácticamente todo el tiempo en él.

Su cuerpo está conformado por pelos gruesos y son animales que no hacen nada durante el día ya que 20 de las 24 horas se encuentran durmiendo.

La hembra está lista para reproducirse cuando llega a la edad de 3 años, mientras que el macho está listo a los 4 años de edad. Las hembras suelen tener una tasa de una cría cada dos años.

Las crías nacen sin pelo, ciegas y sordas, por lo que confían en su instinto para llegar al marsupial de su madre, donde serán llevadas por un período de 6 meses.

Cuando la cría se desarrolla completamente, sale de la bolsa, se sostiene de la espalda de su madre y permanece con ella alrededor de un año.

2.- El canguro

El canguro es un mamífero que tiene un período de longevidad de 18 años. Se caracteriza por su desplazamiento mediante saltos con sus patas traseras.

Estos animales tienen un período de gestación corto al igual que todos los animales marsupiales, durando alrededor de 30 días.

Una vez que nace, la cría hace su recorrido hacia el marsupio para terminar su desarrollo, el ascenso del útero a la bolsa de su madre tiene una duración de 5 minutos cuando mucho, una vez dentro permanecerá 5 meses para terminar de desarrollarse.

3.- El diablo de Tasmania

Las hembras alcanzan su madurez sexual a la edad de 2 años, y su fertilidad se activará una vez al año. El período de gestación de estos curiosos animales se lleva a cabo durante 21 días.

El promedio de nacimientos de las crías es 2 o 3 aproximadamente. Al nacer, los diablos de Tasmania se acomodan en cada tetilla dentro del marsupio donde permanecen al menos 4 meses.

4.- La zarigüeya

La zarigüeya tiene una altura promedio de aproximadamente 50 cm. La fecundación en estos animales es bastante corta, dura un período aproximado de 14 días.

Su madurez sexual la consiguen una vez cumplidos los 10 meses, luego de esto pueden reproducirse hasta 3 veces al año.

Cada camada puede ser de un poco más de 5 crías. Las criaturas una vez en el exterior se desarrollan en el marsupial de la madre durante 50 días, transcurrido este tiempo se arrastran para salir del marsupial y empezar a valerse por sí mismos.

5.- Perrito de la pradera

El perrito de la pradera es un roedor pariente de las ardillas y las marmotas. Habita en tierras norteamericanas y mexicanas alimentándose de hierbas pequeñas.

Es un marsupial con pelaje que varía entre amarillo cenizo y marrón claro, con nariz negra y puntiaguda, orejas redondas, cola corta y ojos pequeños.

Su madurez sexual comienza desde los dos años en adelante, y paren camadas que van de 2 a 5 crías. Como muchos marsupiales, sus pequeños terminan de desarrollarse luego de nacer, por lo que llegan al mundo sin pelos y ciegos, hasta después de unas cinco semanas que consiguen abrir los ojos.

6.- Numbat

El numbat es uno de los vivíparos marsupiales más curiosos y excepcionales, pues el mismo carece del característico marsupio que tanto ayuda a identificar a los animales de esta clase.

Sin embargo, entran en dicha categoría por ser mamíferos con una corta etapa de gestación, la cual dura tan solo dos semanas, tiempo insuficiente para que sus crías puedan formarse en su totalidad.

Al no tener el mencionado saco de piel, las hembras se valen de su pelaje para calentar a sus hijos, que generalmente nacen en camadas de cuatro y se cuelgan en los pezones de su madre alimentándose hasta tener pelo en todo su cuerpo.

7.- Ualabí

A primera instancia, un ualabí pudiera parecer una versión miniatura del canguro debido a que sus características físicas son similares, y también tienen un proceso de desarrollo marsupial, pero algunos aspectos varían entre ambas especies.

Estos pequeños vivíparos poseen marsupio en el que se terminan de formar sus crías, y se diferencian de los canguros porque sus colores son de varios tonos y más llamativos, además de tener patas menos largas, mandíbula distinta y pueden generar dos tipos de leche, uno para la cría recién nacida y otra para descendientes mayores.

Estos son solo algunos ejemplos representativos de marsupiales entre los animales vivíparos, es decir, que no se desarrollan totalmente en el vientre sino que completan su proceso en el marsupio de la madre.