NARVAL » Vida y reproducción de los unicornios marinos

El narval es un animal vivíparo cetáceo, ya que vive bajo el mar, tiene sangre caliente para regular su temperatura, toma aire con sus pulmones y las hembras son capaces de concebir y dar a luz a crías vivas. Aunque pertenecen al grupo de ballenas dentadas u odontocetos, representan a una de las especies más pequeñas que existen, además poseen características que las convierten en criaturas únicas del mundo entero, como un largo colmillo con apariencia de cuerno que las han popularizado bajo el nombre de unicornios marinos.

Principales características del narval

Entre las principales características del narval destaca su “cuerno”, el cual, como indicamos, es un colmillo superdesarrollado en la parte superior de su boca.

De hecho todos los narvales cuentan con dos colmillos en la mandíbula de arriba, que salen directamente del hueso, pero solo se desarrolla el izquierdo.

Esta única “cornamenta” puede alcanzar una longitud aproximada de 300 cm, pesar 10 kilos y generalmente son los machos quienes tienen dicho rasgo morfológico.

De los cetáceos que existen, estos animales vivíparos conforman la familia de los Monodontidae, es decir una de las más pequeñas, midiendo alrededor de 4 metros y medio en el caso de los machos, y unos 4 metros en el de las hembras.

Asimismo, el peso de estas criaturas oscila los 1600 kilogramos en los ejemplares más grandes, y cerca de una tonelada en los más pequeños.

Otros rasgos morfológicos

El cuerpo de este vivíparo cetáceo se constituye por dos aletas laterales que alcanzan hasta 40 centímetros de longitud, una caudal que mide poco más de 1 metro de ancho y una especie de cresta en lugar de la aleta dorsal, con dimensiones que van de unos 5 centímetros de alto por casi un metro de largo.

Los narvales son animales vivíparos con cabezas de tamaño reducido, piel gruesa y mucha grasa corporal que conforma un 35% de su peso.

Su color comúnmente es blanco y gris, moteadas con manchas de este último pigmento, pero cuando nacen, algunos pequeños suelen ser marrones.

Reproducción del narval

Los narvales son animales vivíparos bastante longevos, puesto que viven alrededor de cinco décadas en libertad, y se aparean de manera sexual cada dos años, ya que su etapa de gestación dura unos 15 meses después de procrear.

Un dato interesante sobre la reproducción del narval, es que para concebir, el macho y la hembra juntan su abdomen de forma vertical y es así como consiguen la fertilización interna.

Tal como mencionamos anteriormente, nace una sola cría viva por cada embarazo, la cual se somete a un período de lactancia de un año.

Al llegar al mundo, los bebés miden un estimado de metro y medio y pesan ochenta kilogramos, pero también poseen una gruesa capa de grasa.

Con relación a la madurez sexual, varía entre un máximo de siete años para las hembras, mientras los machos la consiguen al cumplir los nueve.

Posible relación del cuerno y la reproducción

A lo largo del tiempo han surgido varias teorías sobre la utilidad del cuerno de los narvales, y entre ellas está la relación de dicho colmillo con la reproducción, pues se presume que sirva como un aspecto que pudiese resultar atractivo para la hembras en épocas de procrear.

Estos dientes presentan una singular forma retorcida como la de un espiral, y se cree que podría ser un signo sexual, pero, por otra parte, también se especula que sea útil a nivel sensorial.

La época de apareamiento de estos animales vivíparos se da por los meses de marzo y abril, quedando los nacimientos para el año entrante.

Hábitat del narval

El hábitat natural del narval son los mares de bajas temperaturas y aguas profundas, tales como los del océano y Círculo Polar Ártico.

También se pueden encontrar grupos de ejemplares hacia las regiones del norte de América, Europa, Canadá y el océano Atlántico.

Siempre se mueve en agrupaciones de hasta 20 individuos y se mantiene cerca de las áreas donde las capas de hielo sobre el agua tienen agujeros para salir a respirar.

Aunque el lugar donde se encuentre sea pequeño, este cetáceo odontoceto presta mayor atención al nivel de profundidad del agua.

Forma de alimentación

Este mamífero acuático tiene una alimentación estrictamente carnívora, cazando y devorando mayormente peces, pero también incluyen moluscos y algunos crustáceos.

Al igual que las orcas y los delfines, el narval utiliza la ecolocación para detectar a sus presas, que entre otras son: arenques, salmones, platijas y bacalaos.

Depredadores y amenazas del narval

Ya que no son precisamente los odontocetos más grandes, los narvales tienen distintos depredadores naturales. Éstos son las orcas, los osos polares y los tiburones.

No obstante, viven otras amenazas como la caza por parte de los seres humanos con fines de consumo, y comercialización de sus cuernos.

De igual manera, muchos ejemplares perecen al quedarse sin aire bajo gruesas capas de hielo que les impiden salir del agua a respirar.