VIVÍPAROS CETÁCEOS » Tipos, alimentación y reproducción

Advertisement

Los vivíparos cetáceos o “grandes animales marinos”, son un grupo de mamíferos que descienden de criaturas terrestres, cuyas crías nacen vivas y completamente desarrolladas, además de tener sangre caliente y la cualidad de respirar por medio de pulmones.

Advertisement

Características de los vivíparos cetáceos

En este tipo de animales vivíparos se conocen alrededor de ochenta especies que comparten ciertas características en común, empezando por ser mamíferos y en consecuencia, alimentar a sus crías con leche materna mientras se preparan para consumir otras clases de alimentos sólidos.

Tal como indicamos anteriormente, los cetáceos son descendientes de especímenes terrestres, de allí que sus cuerpos hayan evolucionado adaptándose a la vida acuática, cambiando así sus patas delanteras por aletas y eliminando las extremidades traseras por completo.

En este sentido, los cetáceos cuentan con una forma alargada, estrechas extremidades y un diseño hidrodinámico como el de los peces.

También tienen una aleta caudal dispuesta de forma horizontal que se separa en dos lóbulos, son de sangre caliente y regulan su temperatura con la ayuda de una capa de grasa bastante gruesa.

Tipos de cetáceos

Pese a ser animales acuáticos su respiración es pulmonar, sin embargo, debemos comprender que los cetáceos se dividen en dos grupos con algunas diferencias:

Misticetos (Mysticeti)

Son animales vivíparos de gran tamaño, desprovistos de dientes pero en su lugar, cuentan con barbas laminadas en la parte maxilar superior.

En este suborden se encuentran las ballenas conocidas científicamente como balaenidae; los rorcuales, llamados también balaenopteridae; los escríctidos, cuya familia es representada en la actualidad solo por la ballena gris; y por último los neobalénidos, de los cuales solo vive la ballena franca pigmea.

Odontocetos (Odontoceti)

Básicamente en este conjunto están los cetáceos dentados, entre los que podremos encontrar a las orcas, delfines, belugas y cachalotes.

Los nombres científicos de las familias de estos vivíparos cetáceos son: platanistidae, iniidae, delphinidae, photocoenidae, monodontidae, physeteridae, kogiidae y ziphiidae.

Reproducción de los cetáceos

La reproducción de los vivíparos cetáceos se da a través del acto sexual, es decir, con fertilización interna, y las hembras cuentan con pliegues en la vulva para prevenir la entrada y salida de fluidos que afecte la fecundación durante la cópula.

Y es que al relacionarse sexualmente bajo el agua, estos grandes animales marinos también adaptaron sus aparatos reproductivos para contribuir con su estructura hidrodinámica.

En este sentido, la hembra tiene sus órganos sexuales dentro de una cavidad abdominal debajo de los riñones y los machos en una hendidura genital.

Generalmente los cetáceos llegan a su madurez sexual después de unos seis o trece años de edad, y dependiendo de su tamaño y especie, pueden vivir hasta 3, 7 u 8 décadas, de los cuales, los odontocetos más pequeños son los menos longevos, seguidos por los odontocetos más grandes y por último, los misticetos.

Cortejo y gestación

Al igual que en muchas especies mamíferas, los machos recurren al cortejo previo a la copulación, ya sea entonando repetidos versos o compitiendo entre ellos.

Luego de aparearse sigue un período de gestación largo, que va desde 12 meses para misticetos, y hasta 1 año y 4 meses para odontocetos.

Comúnmente los cetáceos tienen una sola cría, se reproducen por estaciones y la etapa de maternidad ronda los 2 años de los pequeños.

Alimentación de los cetáceos

Tomando en cuenta que el grupo de los cetáceos está conformado por varias familias, es normal que la alimentación varíe según cada especie, sin embargo, todas ellas son depredadoras.

Por ejemplo, los misticetos comen krill, peces y organismos planctónicos pequeños, pero los odontocetos cazan animales más grandes incluyendo calamares.

Cabe destacar que las orcas representan un caso particular, pues devoran a otros mamíferos del mar, por lo que se les conoce como ballenas asesinas.

Hábitat de los vivíparos cetáceos

El hábitat de los cetáceos se extiende a lo largo y ancho de los océanos y mares del planeta, a excepción de las orcas que, a pesar de tener una amplia distribución, no frecuentan las masas acuáticas de todo el mundo, ya que su locación depende de la salinidad, cantidad de alimentos, temperatura y profundidad, por lo que mayormente se encuentran en el Noroeste Pacífico, el Atlántico Norte y la Antártida.

Las ballenas, por su parte, están en zonas frías como el Ártico, aunque también hay especies que tratan de ubicarse en áreas más cálidas.

Estos grandes cetáceos realizan viajes migratorios en épocas de reproducción que, como ya dijimos, suelen darse por estaciones.

En cuanto a los delfines, hay algunas especies que subsisten incluso en agua dulce, como ríos y lagos en Sudamérica, Norteamérica y Asia, pero aquellos que acostumbran a estar en el mar, se mueven constantemente buscando comida, a excepción de los océanos polares donde las temperaturas son más bajas.

Principales depredadores

Pese a que el grupo de los cetáceos está conformado por el animal más grande del mundo (la ballena), siguen siendo presas de algunos depredadores.

Así pues, desde los misticetos hasta los odontocetos como ballenas o delfines, se ven vulnerados por tres clases de predadores.

Una de esas especies cazadoras corresponde al grupo de los cetáceos dentados, es decir, la orca, que ataca en grupos utilizando además la ecolocación.

En cuanto a los otros dos, son frecuentes los ataques de tiburones y por supuesto, aquellos perpetrados por el ser humano.

La mayoría de las presas cetáceas suelen ser jóvenes o ejemplares tanto heridos como enfermos, que representan una mejor oportunidad para orcas y tiburones.

Algunos ejemplos de cetáceos vivíparos

Como hemos observado, los cetáceos vivíparos van desde los más grandes hasta otros de tamaño moderado, por ello te dejamos algunos ejemplos a continuación:

Cachalote: es el más grande ejemplar entre las ballenas con dientes y solo llegan a tener una cría alrededor de cuatro años.

Orca: es conocida como la “ballena asesina” y se alimenta de otros mamíferos del mar. Su período de gestación oscila los 16 meses.

Narval: pertenece a la familia monodontidae del subgrupo de los cetáceos odontocetos y la etapa de gestación dura poco más de 15 meses.

Delfín Mular: también conocido como “naríz de botella”, es uno de los más ágiles y flexibles de todos. Tienen una cría tras una gestación que dura un año.